Rubén Ramone

Este Jerezano de 45 años casado y con dos niñas, entró en el club en el año 2003, fruto de cuando se trasladó a la ciudad por motivos laborales.
«Cuando vi el río, me quedé impresionado y dije… aquí tengo que hacer yo alguna actividad acuática. En esos momentos, el panorama para veteranos era que solo había 3 megaclubs y estaba la mejor opción en los bajos del paseo de Marqués de Contadero que era el Sevillano».

Al hablar de sus primeros pasos se le dibuja una sonrisa puesto que no fueron fáciles a nivel de infraestructura: «Me acuerdo que en las instalaciones de Marqués de Contadero, solo había una cortinilla, que detrás de la misma nos cambiábamos, vaya el frío que pasábamos. Pero eran increíbles las vistas a la calle Betis, poder respirar ese buen ambiente deportivo y disfrutar de la ciudad».
A nivel deportivo, como bien dice él «mi mayor triunfo es que con 45 años todavía sigo montado en una piragua, disfrutando». Pocos triunfos materiales pero muchas anécdotas que contar. «En un Campeonato de España, siempre entrábamos en control por décimas de segundo por lo que siempre nos exprimíamos al máximo. En ese íbamos Sergio, Javi y yo tirando, dándolo todo sin apenas mirar para adelante ,había que entrar entre boya y tierra y claro, yo no vi nada y yo tiré y mis compañeros también. La cara al decirnos Jorge Santos, dar la vuelta y entrar otra vez. Ya no dimos la vuelta , que risas cuando lo recordamos jajaja».
Hablar de Rubén es hablar de su gorra, que desde hace 13 años le acompaña, sinceramente cuando vemos ponerse la misma en el vestuario… uno piensa que es de todo menos gorra porque tiene ya poco tela o casi ninguna, es como si un perro hubiera jugado con ella. «Desde hace 13 años está conmigo y me la pongo porque todavía cumple su función, jajjaja, cuando me baje de la piragua ella se vendrá conmigo».
A la pregunta de porque recomendaría hacer piragüismo y hacerlo con nuestro club, creo que es una de las respuestas más claras que he escuchado «El río es uno de los grandes patrimonios de Sevilla, es envidiable, no disfrutar de este río con estas condiciones climáticas es un pecado. En cuanto a porqué hacerlo con en el Sevillano, es un club que se ha modernizado, tiene unas instalaciones municipales increíbles, unas transparencia de gestión económica gracias a Miguel Grueiro y la directiva que en todo momento te da una tranquilidad de que este club va en buen camino. Si a ello le añades que se hacen salidas a casi todas las regatas de Andalucía, Extremadura y Sur de Portugal de manera gratuita….. y no quiero olvidar el buen ambiente que hay. Reflejo de ello, la comida de navidad donde hay socios que no veo en todo el año pero que sólo viene a la misma para compartir anécdotas y buen rato de cuando entrenaban».
Para finalizar, Rubén Ramone, es un tipo increíble, cuando lo ves entrando en el club con su bicicleta y ese apenas 170 de estatura ya se ve la nobleza que lleva en su ser. Amigo de sus amigos, sonriente en todo momento, vital, positivo, de esas personas que es «happy». Cuando compartes momentos con él, te dices… ese tío es feliz.  Esperemos que él y su gorra nos acompañen muchos años en el barco del Sevillano. ¡Gracias por tanto!
Publicado en ADN del Sevillano.