Manuel Silva

“Me motiva que ,al aire libre, todos los días son distintos, luz, temperatura… es como volver a disfrutar de lo mejor de la infancia: la capacidad de jugar”

Manuel Silva ,es uno de los socios más antiguos del club, nacido hace 60 años en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), pasó su infancia y adolescencia en el barrio de Bonanza. “En los 60-70, mi barrio era el paraíso terrenal: playa, pinares, salinas, y libertad total”. A los 15 años se traslada a Sevilla por motivos laborales de su padre.
A la pregunta de como llegó a este deporte…”Conocí el piragüismo cuando estando en la playa se acercaron unos chicos repartiendo unos dípticos con la oferta de cursos de piragua del C.A.N. Eslora. Hice el curso, me reencontré con amigos que hacía 10 años que no veía, y me enganché.
Mi primera regata fue el ascenso y descenso del Barbate. Tardé tanto, que los compañeros del Eslora fueron a buscarme”.

Se incorporó al CSP cuando un día un compañero de trabajo, viendo las fotos que tenía pinchadas en el corcho, le dijo que habían abierto un club al que podía acceder cualquiera, cuyo lema era “Piragüismo al alcance de todos”,
“el problema fue que en Sevilla no había clubs que acogieran a cuarentones aficionados y aquí estoy desde 1999”.

Recuerda que el club compartía el pantalán con el Lipa, “las cosas no han cambiado, jaja” La instalación consistía en los soportes de las piraguas y un par de máquinas de musculación, “el press banca inclinado es una reliquia de aquella primera época”. No había vestuarios ni aseos. Se colgó una tela verde de invernadero y punto. “Ni para hacer pis, pero había embarcaciones, palas, chalecos y buen ambiente, como ahora”.

Su competición favorita es el Guadiana, sin duda, 15 participaciones. Como anecdota recuerda.. “el primer Guadiana, 35 kilómetros, sin conocerlo, con unas referencias para asustarse. Y lo hacemos Pelayo y yo en un K2 , en la salida unas olas que pa qué. Y el barco que se iba para todos lados, y yo que vamos al medio a coger corriente, y Pelayo que el barco no responde al timón … y así tres horas … si llego a tener un serrucho, corto el barco por la mitad!”.

No es difícil verlo por el club 3 horas y disfrutar de la piragua y el gimnasio “Me motiva que al aire libre todos los días son distintos, luz, temperatura… es como volver a disfrutar de lo mejor de la infancia: la capacidad de jugar”.
También tiene tiempo para reivindicar que la dársena, a pesar de tener buenas condiciones para el paleo “el uso de embarcaciones inadecuadas como las neumáticas, que levantan muchas olas, y la velocidad excesiva de los grandes barcos de turismo, dificultan el paleo. Lo ideal serían catamaranes tipo “car”. Y a medio plazo motores eléctricos”.

Para terminar le preguntamos que le diría a aquellas personas que desean probar este deporte:

“Que vengan al CSP los que tengan el espíritu de divertirse sanamente, los que gusten del compañerismo. Es el mejor activo del CSP, mantener el espíritu de “piragüismo al alcance de todos” que establecieron los fundadores, (entre otros May, Jaime Parejo, Ricardo, Miguel Ángel, Belén), y que hoy se mantiene entre otros muchos, aunque me voy a permitir destacar a nuestro actual presidente, Miguel Grueiro, gran atleta y mejor persona”.

Publicado en ADN del Sevillano.