Daniel Fernandez Pastrana

Este sevillano del barrio de campos de soria de 43 años de edad, profesional del sector químico post cosecha, «aunque soy ingeniero técnico agrícola», entró en el club hace aproximadamente 12 años cuando nuestro club se ubicaba en los bajos de marqués de contadero. «La que era mi novia, por aquel tiempo, me regaló un curso de iniciación al piragüismo que me enganchó de inmediato movido por el buen ambiente y el deporte al aire libre. Con el tiempo ella no siguió y yo sigo por aquí dando tardes de gloria de vez en cuando».

A nivel competitivo , hace algunos años que no va a regatas federadas,  recuerda con añoranza y orgullo metales en la regatas colombinas y muchas anécdotas en ellas. «Me acuerdo que Leo se untó la crema del dragón básicamente en el hombro pero en otras partes del cuerpo de forma accidental y tuvo que tirarse 3-4 veces al agua en la regata del guadiana porque entre el sudor y la calor estaba hirviendo». Habitualmente viene por la tarde, a última hora, combinando gimnasio, piragua y más charla que otra cosa. «Pedro Moreno, Miguel Fdez, Quino son los que habitualmente me aguantan, pero sinceramente he hecho muchos amigos en el club y me gustaría destacar este gran ambiente que tenemos. Si a eso le añades que puedes salir con distintas personas con independencia del nivel que tengas en la piragua, me sigue motivando venir. A veces voy con gente más competitiva y me cuesta más engancharme a su ola pero también voy con gente menos competitiva que me lo hace pasar muy bien.»

«Mi objetivo, a corto plazo, es ir a la regata del Río Guadiana para sentir esa adrenalina de volver a competir y disfrutar junto con mis compañeros. Es mi regata preferida porque combina la dureza de tantos kilómetros pero también la belleza del entorno. ¿Por qué recomendaría el club Sevillano de Piragüismo? Animaría a todos a conocernos puesto que a parte del buen ambiente que hay, tenemos el privilegio de poder disfrutar de nuestro río, de unas magníficas instalaciones y de unas piraguas adaptadas a cada nivel. Si a eso le unes que también se realizan muchas salidas a otras ciudades, se dan todas las condiciones».

Daniel , es un chico cercano, amigo de sus amigos, una persona tranquila con una sonrisa siempre en la boca y que desprende buen rollo. Si lo ves acercándose con su moto, su casco negro y ese pelo medio rojizo, vas a descubrir una persona amable, educada y con un gran sentido del humor. Esperamos verte muchos años con nosotros.

Publicado en ADN del Sevillano.